martes, 12 de enero de 2010

LOS SIETE PRINCIPIOS HERMÉTICOS: El principio de mentalismo


Hola a tod@s, es para mi muy grato retomar este proyecto tan hermoso y seguir cada día aportando con un granito de arena en la gran tarea del despertar de conciencia de cada persona que reciba este mensaje lleno de luz y amor.

Desde hoy comenzaremos a revisar los principios fundamentales del Hermetismo. Hablaremos del Kybalion, y de cada uno de sus principios: MENTALISMO, CORRESPONDENCIA, VIBRACIÓN, POLARIDAD, RITMO, CAUSA - EFECTO y GENERACIÓN.

Agradezco de antemano sus comentarios y espero de todo corazón que esto sea de gran ayuda a quien busca respuestas.

Saludos cordiales

Sandesh


____________________________________________________________________

«Los principios de la verdad son siete: el que comprende esto perfectamente, posee la clave mágica ante la cual todas las puertas del Templo se abrirán de par en par.»

El Kybalion.


1. El principio de mentalismo

«El TODO es Mente; el universo es mental.»

El Kybalion.

Este principio encierra la verdad de que «todo es mente». Explica que el TODO, que es la realidad

sustancial que se oculta detrás de todas las manifestaciones y apariencias que conocemos bajo los nombres de «universo material», «fenómenos de la vida», «materia», «energía», etc., y en una palabra, todo cuanto es sensible a nuestros sentidos materiales, es espíritu, quien en sí mismo es incognoscible e indefinible, pero que puede ser considerado como una mente infinita, universal y viviente. Explica también que todo el mundo fenomenal o universo es una creación mental del TODO en cuya mente vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Este principio, al establecer la naturaleza mental del universo, explica fácilmente los varios fenómenos mentales y psíquicos que tanto han preocupado la atención del público, y que sin tal explicación no son comprensibles y desafían toda hipótesis científica. La comprensión de este principio hermético de mentalismo habilita al individuo a realizar y conocer la ley que rige el universo mental, aplicándola a su

bienestar y desarrollo. El estudiante de la Filosofía Hermética puede emplear conscientemente las grandes leyes mentales, en vez de usarlas por casualidad o ser usado por ellas. Con la clave maestra en su poder, el discípulo puede abrir las puertas del templo del conocimiento mental y psíquico y entrar en el mismo, libre e inteligentemente. Este principio explica la verdadera naturaleza de la energía, de la fuerza y de la materia, y el cómo y el porqué todas estas están subordinadas al dominio de la mente. Uno de los antiguos Maestros escribió largo tiempo ha: «El que comprenda la verdad de que el universo es mental, está muy avanzado en el sendero de la maestría». Y estas palabras son tan verdad hoy en día como lo eran cuando fueron escritas. Sin esta clave maestra la maestría es imposible, y el estudiante que no la posea, en vano llamará a la puerta del Templo.